Vaca loca

Determinante:
Aguanta la manzana de adán,
Atorada en el pescueso
No más henchidura para sus gusanos:
que si agujeros
a media noche
que si pucheros
de romería
Por encuanto,
renunciamos
al hacha del carnicero.
No más cavidades
de encefalopatía:
que si tinas de baño
para el vómito
que si pañales
congestionados
de orín de cría
Por encuanto,
renunciamos
a la enfermería cotidiana
de los levantes de jauría.
No más braguetas
a la intemperie:
que si llamadas medianeras
con aliento aguardentino
que si angustias de cocina
derramadas de estroginia
Por encuanto,
renunciamos
a uniones
de pantorrilla.
Por encuanto,
lomo tendido
en el picadero
que me esculpió filete,
Fibreo:
Se acabaron
las bocanadas
que me sostenían
hueco.
Se acabaron
las yagas
que me infectaron
sifilítica.
Ya no más vaca loca.
Ya no más presa cuerverina.

Un pensamiento sobre “Vaca loca”

  1. Comentario visceral: Ash…Bum Bum, yo esperaba un debraye performativo sobre el azul (esa apasionada discusión que tuvimos acerca de Christian Castro vs. las figuras retóricas)y me vengo a topar con un libretazo (güeno, al menos es MED STARS: mi marca favorita).
    Comentario cerebral: Uy, Bum Bum… Las renuncias -en cuanto a mí- son /// que si el pescuezo ya no aguanta las perlas falsas, que si nuestros intestinazos ya no ahorcan a nuestras presas, que si el corazón lo han disecado pal museo, que si esa lengua de buey me la metieron a la fuerza, que si el chamorro de PUERCO una no se lo lleva a la casa, que si mis pellejos son de colección por su alto contenido calorico, que si mi tabla para picar está atascada de bacterias en sus grietas, que si no me acuchillan, que si soy un Top Sirloin…
    A este poema le hacen falta tenedores, Bum Bum.
    Comentario de ethos católica: “Pescuezo”, a menos que sea pez-cueso y ya me entró hambre… “Llagas”, a menos que ya-gas y llegas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *