Trabaluengas

sílaba
lasciva
salvia
salpica y
lacera
silbando
el sorbo
del solapo
que sólido
lame
el síncope
salitre
sanguinario
–tan latido
que lamenta
salvar
lo saldo–
–tan salaz
que saledizo
recorre
el salival
salvaguardado–

4 pensamientos sobre “Trabaluengas”

  1. Tiene un aire cortazariano…al leerlo me recuerda mucho el cap. 68 de Rayuela…”Apenas él le amalaba el noema a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sústalos exasperantes…” no sé es algo en el tono de tu poema… que me gusta… el juego con la palabra al punto de desconocerla, pero al mismo tiempo sabiendo exactamente lo que te quiere decir…bueno…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *