Tiempo

Hay veces en la vida en las que nos detenemos a pensar si lo que estamos haciendo está bien y si es lo que realmente queremos hacer. Hace alrededor de una semana me encontré con una mujer joven, de 27 años. El asunto es que ella decía conocerme; yo no estaba segura. Nos sentamos a hablar y me di cuenta de que en efecto así era.Hablamos de todo. Ella tiene un hijo hermoso de 5 años. Ha estudiado todo lo que ha querido, tiene el trabajo que siempre quiso tener y mil proyectos en camino. Sin embargo, no es feliz. Me pregunté una y otra vez cómo era posible que no fuera feliz, si tiene todo lo que siempre quiso. Tanto estuve hasta que le pregunté. Ella me miró, reflexionó por unos segundos y contestó: “Es verdad que he ido donde he querido, estudié todo lo que quise y tengo el trabajo que siempre soñé, pero en el camino he sacrificado lo que realmente le da valor a lo que hago; estoy vacía. Me he entretenido tanto haciendo cosas, que no me di cuenta de que consumía el tiempo de mi hijo en el proceso.”

Me tomó un tiempo, pero al fin lo comprendí. Volví a mirarme en el espejo; esta vez, después de mucho, podía reconocerme. Espero estar a tiempo.

4 pensamientos sobre “Tiempo”

  1. La semana pasada estuve releyendo Few Miles above Tintern Abey de William Wordsworth, uno de los clásicos de la literatura británica. (Al que no lo haya leído, les recomiendo ese poema y Preface to the Lyrical Ballads) El asunto es que Wordsworth visita una abadía que había visto cuando joven y la vuelve a ver con otros ojos. Uno de los versos más brutales del poema dice: “For I have learned to look on nature, not as in the hour of thoughtless youth; but hearing oftentimes the still sad music of humanity.” La cosa es que la vida es larga y, si se vive bien vivida,nos enseña cosas a cada paso del camino. Así es, así debería ser. Lo mejor del proceso es saber de quién aprender, qué palabras escuchar y cuáles ignorar.

  2. Me identifiqué. Hay que detenerse a observar el paisaje en el camino. vivir con calidad, no todo lo “deseado” hace a uno feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *