stop & shop

olvidé el lubricante pero traigo una mata
plástica para no
discutir sobre las instrucciones de cuido
y vestirnos rápido al final.

un misterio. las hojas apenas tiemblan
frente al abanico de piso
y tú que casi nunca vistes de verde.
seguro los vecinos arriba
nos escuchan
orinando tan lejos de la construcción.

nuestras voces difusas jamás
debaten información nutricional
alimentos para plantas
peces.

es curioso. digo. cómo tomamos turnos
desvistiéndonos. una ética más bien
conversacional.

lo que nos
dure.

ese misterio.

Un pensamiento sobre “stop & shop”

  1. Sí, la ética conversacional del desvestirse, me gusta. Y me gusta que este poema parece bien cursi pero es en realidad antropófago, carpe diem (itico), anti-romance en el sentido de lo efímero, de la fe en la carne. Y nada más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *