Sienta: burbuja y cuenca

Te invito a sentarnos en una pecera vacía, le dijo. De esas que caducan después de una exhalación de aleta, después de la última burbuja, bur / bur / bu / bu—los ojos vacuos, la mímica redonda—ja. Así me succionaba el reverso de los pómulos, así rebasamos su brillo el pez y yo: intersticio acuoso entre dos pares de cachetes, me dijo. Y por eso sostendría—tiende a ser muy obstinada—que el tal Esteban, que pudo llamarse Lautaro, Héctor o Alejandro, o teóricamente no llamarse del todo, tenía más de pez que de trópico, o que el trópico es pez, es viscosidad que salta de las manos falta de aire, falta de una burbuja a la cual llamar la última. Y sostendría además, poniendo las cosas en perspectiva, el derecho de que una niña lo haga, no pecera, sino pozo, estanque, lago; que se siente a orillas de sus ojos y convoque peces, amainando cegueras que son leche y no sal diluida. Házte pez, me dijo que le dijo firme a las esferas. Y con ello le aceptó la invitación, y la dejó quedarse, y la dejó recolectar proteínas líquidas en la cuenca del ojo, que no es otra cosa que darle permiso para quitar la nata, la herrumbre, las telarañas, girar el grifo, y nadar.

12 pensamientos sobre “Sienta: burbuja y cuenca”

  1. anda pal carajo. te pasaste. ahora sí que me dejaste sin aliento. ustedes los del 939 son de otro nivel.

  2. se hace pertinente la comparación entre este texto y el “poemario de pez ida” de irizelma robles. mis amigos machos no entienden a irizelma porque es muy licuadita ella, haré experimento a ver si pueden bregar con este texto de raca. sólo me molestó la referencia a la herrumbe, tan sólida, en un mar de sales y leches. pero pienso que en la cuenca de los ojos hay posibilidad de entrada de rastros de metal que pueden encajarse en los folículos y producir una conjuntivitis como la que me dejó en casa toda la semana antipasada. siento las dos, la burbuja y la cuenca.

  3. igual que a manuel me llama la atención lo de la herrumbe pero no me molesta del todo, el texto ondula como un vuelo de gaviota, huele a marisco (de pecera) y sangra. Pez, herrumbe-anzuelo, herrumbe-sangre-corroción salitre, si sigo no paro, le digo a este texto ^algo me hiciste^

  4. wow, que más puedo decir? Está buenísimo. Es el chico vestido de negro, con los zapatitos que le combinan con la sonrisa y los ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *