Si no estuviera aquí

Fe de errata — Esto no pretende ser un poema ni una obra de arte genial, sólo el desahogo de la distancia y del no estar.

A mi Papá, al cual ya le dieron la carta que dice que no tendrá sueldo por dos meses.

Si estuviera allá tendría puesta mi gorrita,
mi arsenal de botellas de agua,
mi pañito con vinagre por si aparece el gas pimienta,
mis tennis mugrientos y mi garganta desnuda.
No me movería del Capitolio hasta que resuelvan.
Si estuviera allá gritaría consignas,
marcharía vestida de blanco,
recordaría cuando se hizo la Marcha por la Paz de Vieques.
Aquella vez lo logramos,
ahora,
quién sabe.
Si estuviera allá
estaría cogiendo tremendo “sun-tan”
junto a otros tantos miles que se quedarán sin sus habichuelas.
Cada diez minutos entro a la Internet
para ver que hay de nuevo,
apostando toda mi fe al destranque,
viendo como se queman los puentes del regreso.
Si estuviera allá,
estaría gritando, reclamando,
a fin de cuentas,
haciendo algo.
Si estuviera allá,
tendría la misma incertidumbre,
el mismo nudo en el pecho que siento
aunque esté acá.

28 de abril de 2006
West Reading, PA

7 pensamientos sobre “Si no estuviera aquí”

  1. Derivas: blog de desahogo

    La idea de Derivas es crear un espacio donde un círculo de blogueros se desahogue en un formato que propicie la nostalgia, el sentimentalismo y el panfletarismo. Se propone la formación de una especie de revista de desahogo real-time.

  2. No quiero ser irrespetuoso… pero… eh… por no decir otra cosa… diré que ese comentario está fuera de línea… pero, bueno, al final siempre hay libertad de expresión y uno comenta lo que quiere… en ese tono pues… mala tuya.

  3. No, Joel. Tienes razón. Añado que lo peor fue lo del sentimentalismo, la nostalgia y el panfletarismo.

  4. Buen escrito. La solidaridad va más allá de la ubicación geográfica o el tiempo. Lo más importante es la sensibilidad y compasión hacia los demás. :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *