Sekreción

En conversación con Rubem Fonseca…

Si tinta y sangre
fuesen líquidos homólogos
se entendería un poema
como la secreción
más íntima
del cuerpo-poeta

Se hablaría así de
supurar poesía
exhalar poesía
vomitar poesía

La poesía de
la cerilla de los oídos
o
la que se encharca
después del orgasmo

Entonces existirían
museos de secreciones poéticas…

Se intentaría recolectar
el semen de Borges,
el excremento de Neruda,
algún feto disecado de Delmira Agustini
o
las últimas lágrimas
lloradas por la Storni

Ellos, los escogidos que
ya no necesitan lengua
–Totalmente inútiles–

Ellos que hablan
en fraseos ambiguos

Terminarán subastando
excreciones para concretizar
su palabra de solitarios,
su monólogo estilístico
de viscosa textura hiliática…

Considerando que lo viscoso
se acerca más
al resbaladizo
vaivén de la lengua,
terminaremos sustituyendo
al lenguaje poético
por secreciones incautas.

Es cuestión de tiempo.
Se los aseguro.

8 pensamientos sobre “Sekreción”

  1. esto esta bien cabrón (sin obligaciones a responder). es lo más que me ha llamado la atención de tus poemas… but, again, yo no sé na de poesía, así que habrá que preguntarle a mara (obviamente, after los papers)

  2. Algo que jamás pensé ver en el internet (en ningún lugar, realmente…):

    “Se intentaría recolectar
    el semen de Borges,”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *