Penetración 73

era hueca la boca al pasar
hueco era entre los muslos negros
(gordos como el tronco de una ceiba)
hueco el instante después de la cadencia
hueca también la mirada famélica y el dolor de socavar
sólo fue no hueco el sueño que vino luego
la tibieza de la leche derramada
y la desesperada labor-pasión
de ser más hombre que el espejo.

7 pensamientos sobre “Penetración 73”

  1. Hueco termina siendo el tiempo después del derrame como también hueco termina uno luego de la desenfrenada pasión, en fin en el hueco nos encontramos posterior a cuaqluier encuentro porque se siente que algo se ha perdido a veces dando algo que ese otro nunca debió tener porque lo más terrible es cuando se termina y sale de ese hueco una vocecita que te pregunta, que carajo haces tu aqui?

  2. y es que todo el negativo de los cuerpos tiende a la concavidad. más lleno resulta el cuerpo acurrucado aunque esté caido en el suelo ajeno, el extenso y extensible, el que ataca por la espalda. el estómago excavado por las piernas y la cabeza cn sus hombros para hacerlo un hueco.
    siempre suelo terminar hablando de concavidades y recorando el “autorretrato en espejo convexo” de no me acuerdo qué escritor gringo. será que lo convexo queda para el solo. solo de piano, solo de saxo, solo de sexo…

  3. siempre leo a derivas, pero como que ya nadie publica excepto par de personas.
    se termino el proyecto de la revista o estan de vacaciones?

  4. Pero que clase de paja se publica en esta página?
    Si quisiera ver a alguien masturbándose observaría el show de Oprah.

    Si, lo hueco del espejismo autogratificante
    Si, lo hueco del escribir para autogratificarse
    No, no es ser valiente enseñarse así.

    Yo pensé que aquí se enseñaban cosas originales…
    (para estas cosas estan las libretitas personales).

  5. que acidez la tuya “nadie”… :roll:
    a mi me parece muy original el trabajo de Valcárcel, todos sus trabajos me gustan y este no es la excepción, me parece que está a la altura y más de otros trabajos aquí publicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *