Pa’ los huesos

acaso los pianistas envejecen
con prisa, tragan inicio de teclas
bajo protesta, redactan esquelas
pa’ sus huesos. gritan dedos. Retuercen

acaso muerden marfil, lo padecen
nunca lo arropan de piel, las telas
pesan en las notas. ellos esperan
frío pa’ rasguñarlo. Anochecen

Componen conciertos, ya sin aliento
frotan cráneos paralelos-huecos
breve canción, caracol, un zapato

Ya blancos, musiquean a destiempo
-que no basta reorganizar los huesos
si ses uno contra cuarentaicuatro-

Un pensamiento sobre “Pa’ los huesos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *