mujer surfeando el lirio blanco

mujer surfeando el lirio blanco
se para sobre el pétalo y contempla el vacío.
tranca el pecho con un respiro,
apunta al vacío con la tabla,
encomienda su suerte cerrando los ojos.

inicia el descenso.

el mundo reducido a líquido,
el lápiz labial derretido,
el traje rosado hecho trizas,
el miedo derramado en sonrisas,
la sangre esparcida en perfume de flores.
la desidia propulsa la subida.
el sueño jugando sobre concreto,
los músculos batallando ideas,
las ideas lidiando contra penes,
la voz traspasando tradiciones,
un desliz concentrado en mares de tiempo
hasta llegar a la otra orilla.

libera el temor con un soplido.

cae en el otro borde,
muy astuta para confesar
que pasó años subiendo y bajando,
inhalando y exhalando,
cuando había nacido con las alas
para cruzar el lirio blanco.

10 pensamientos sobre “mujer surfeando el lirio blanco”

  1. lirio blanco
    traje rosado
    sangre esparcida
    debes revisarlos
    puesto que van por la via
    de los lugares comunes.

    muy bien. ha infiltrado el blog la poesía.

    ya era hora.

    Att.
    La Missi

  2. esta super chula tu poesia, suena mucho a open mike kind of poetry, bro. muy buen trabajo, lo que me sorprende es leerlo aqui en este blog, despues de tanta cantaleta con que derivas era para los generos olvidados… puntito, puntito, puntito

  3. De ideas, de penes y de abejas = néctar empalagoso, es como para estar chupando hasta que amanezca. No sé qué le ve elijah de open mic, estará delirando con una versión queer del nuyorrican, que de por cierto no estaría tan mal si se nos une pidoki. Lo del charco azul serrano no lo veo, más bien jamón salado con queso manchego. Más me gusta Raquel, tan mínima neutral ella, escueta como Don Omar y su dale don dale que se muevan las yales para la envidia de los anormales. pura poesía… y de la buena.

  4. Pues me uno a la bienvenida.

    Ay Manuel, me has hecho reir en esta mañana de reuniones estreñidas en la oficina.

  5. Ah…sí. Luego de pensarlo un rato, he decidido que me gusta ese poema. Es que soy una tipa que se piensa las cosas…y más si se trata de poesia. Me hiciste pensar en la mujer que no soy, pero que me hubiera gustado ser. Allá arriba, trepada en la cresta de una ola…con el pelo feliz y la sonrisa mojada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *