Minimalismos que tratan, pero no forman escalera

Eran círculos.

Daban vueltas y regresaban.

Picada, la tarántula probaba de su propia medicina.

Regeneración de amores en la frontera de la mesa con las sillas: dos saleros que se besan.

Camuflaje habló de los sucesos. – “Me llaman así porque me pierdo”.

Un pensamiento sobre “Minimalismos que tratan, pero no forman escalera”

  1. Una vez, cuando yo fui a Santo Domingo, se me apareció una Migala en el mismo medio de la zona colonial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *