las tres

Martis ortos sanguine, Totumque nutu pathicus orbem temperat.
Julio César

en la esquina,
nos espía un viejo reloj de pared
son las tres
te tocaré con el velo azul de una mirada
y me atarás con un lazo fatal de silencios

son las tres y te acaricio con el filo de la risa
son las tres y ya muy tarde tiemblas fría
tropiezo a las tres, borracho de pasado
a las tres te regodeas siniestra en la neblina

del cabo de madera brota cruento
el brebaje viscoso de una jugular maldita,
un manto pegajoso de recuerdos perdidos
que nos encapsula en un triple campanazo

son las tres
ya lo sé
me ceñiré siempre a tu recuerdo

2 pensamientos sobre “las tres”

  1. no se me oucrrió. quizás para otro desenfreno puntual…

    rogffusr: por tu culpa, cada vez son más letras. sin embargo, me sigo adhiriendo al código.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *