9 pensamientos sobre “Lápida”

  1. nice… me gusta tu linea necromorfica… me esta tripeando que no tienes idea. sigue por ahi que tienes una veta de oro… cuidate mucho chula.

  2. good, tumbas vivientes, lenguas de piedra, ¿se reproducen? sí, exponencialmente y no descansan. Así es la vida. Así lo ha querido dios.

  3. kari, soy tu cheerleader hasta el fin. pero este personalmente no me gusta. el lenguaje está craso. partir de cómo el cuerpo se hace necrofilia (cuya logística me parece sospechosa), en vez de decirlo, quizá sería más interesante. sé que el tema es nasty, pero lo nasty puede ser bello, lo de los gusanos jumm, no. en realidad me recuerda a eso de “queremos comer queremos comer sapos aplastados con muho mantecado, vómito caliente, con gusanos crujientes y para completar un poquito de pú con muchos gargajitos a la BBQ”.

  4. los gusanos le dan humedad a la lengua muerta…para que parezca más viscosa y apetecible ante el sujeto necrófilo…

  5. yo lo veo como una búsqueda de redención, más que de belleza. pero concurro que debería partirse de la katábasis a la necrofilia. con todo y eso, creo que funciona, karinísticamente hablando.

  6. A mi me gustan los gusanos, lo hace más cotidiano aunque no bello(no tiene que serlo) pero coincido acerca de partir directo de la necrofilia, quizás por eso mi primera interpretación del escrito no la tomó tan en cuenta y evocó en mi mente otras imágenes, como se puede ver en mi primer comentario (en realidad eso no importa aunque confiezo que me gusta más la primera interpretación donde me imaginé a dos sepulcros haciendo el amor para crear otros, ese es mi viaje…) de todos modos de esta otra forma me resulta también.

    PD.
    Es increible la cantidad de versiones que tiene esa canción.

  7. pd. ¿cómo hablar de muerto, si no se mencionan gusanos? déjalos, es parte de lo macabro…

  8. Hola Karina: con cierto retrazo quería contarte que he publicado tu exceltente texto RIP en mi blog, de allí lo ha tomado un amigo paraguayo y lo publicó en el suyo. Saludos del Brasil.

    MS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *