Juramentación

La nena llora y lo cuenta todo y jura decir la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad, así la ayude dios, y así recuerde las palabras de su mami, que en serio no se las puso en la boca sino que la ayudó a aclarar la mente para poder decirlas, y poder expresarlas, y poder dirigirse a este honorable tribunal a contar que su tío nunca la había tocado como esa vez, porque esa vez su tío estaba desempleado por lo de la crisis fiscal del gobierno, y estaba deprimido y le lloró encima porque hizo el número 210 en la fila de los cupones, en una fila que hizo desde las cinco de la mañana, y como quiera hizo un número tan alto y el tío después se fue al desempleo y en el desempleo había una lentitud horripilante y su mami que no trabaja para el gobierno, que trabaja para una empresa privada multinacional y que tiene un buen puesto, le ofreció pagarle unos dólares a la semana si se quedaba a cuidarla, a ella, a la nena, que ahora tampoco tenía clases por lo de la crisis fiscal y que ella, su mami, no tenía con quien dejarla y no podía faltar a su trabajo importante en la empresa multinacional y que como quería tanto a su hermano menor, tío de la nena, tío cariñoso y buena gente que únicamente estaba deprimido por lo de la crisis, ése tío bello y joven y nada fresco, y no baboso, y no viejo verde porque apenas tiene los treinta cumplidos, la abrazó, y la besó y le dijo que toda esta crisis pasaría, y le dijo que con la esperanza vive el pobre, y le dijo que posiblemente alguien le daría un tiro al gobernador y esto se acabaría, y la nena, contenta como se puso porque con esas noticias a lo mejor empezaban ya las clases y vería de nuevo a sus amiguitos empiojados, lo dejó que la abrazase y se dejó besar y fue así como pasó, mano sobre la Biblia y juramento.

3 pensamientos sobre “Juramentación”

  1. No solo el tío, también la madre y la nena. El cuento pega fuerte porque lo real y cercano que puede ser (o es). No me di cuenta hasta que lo leí la segunda vez, de que no tenía puntos. Los cuales no me fueron necesarios, pues las oraciones/cláusulas respiraban apresuradas, pero respiraban. ¿A qué quiero llegar? No sé. Solamente sé me funcionan porque es un flashback, y los flashback son tan rápidos e irrespirables como un… flash.

  2. joder yolanda! me dio vértigo leer tu “versión” de la crisis; me dio pánico, no lo había pensado así. los periódicos y los noticieros, no son suficientes para entender el horror de esta crisis en toda su magnitud… pero gracias por llevarme a esos rincones oscuros que ni los periodistas ni los legisladores han querido cubrir.
    “retahilado”, conciso, claro, impactante. me encanta tu construcción de los personajes en un espacio tan corto, excelencia en sus contornos. enhorabuena…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *