Instante 6

Dos lagartos transitan sobre los pezones de tu boca.
Deambulan por la noche con la afición de los borrachos.
Expurgan el tramo y la guarida del dios.
Amasan la arena y los jugos lunares.Dos lagartos se besan a la entrada del circo en tu entrepierna.
Se abrazan, se pierden y se hunden en el mar.
Tú eres el mar.
En tu centro está el oleaje.
Se envuelven.
No nadan.
Y alcanzan el sorbo
el hueso perdido
infinito
y el rojo de la flor.

Los lagartos se embarran con sales acuosas.
Se limpian.
Beben olores.
La boca cierra.
El mar se amansa.
Ya no hay espacio para dos lagartos.
Se han comido el rojo salobre y el circo nocturno del dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *