III. The Swimming Pool

The Swimming Pool es una película francesa que vi hace como cuatro veranos, en el Fine Arts de Santurce. En el filme hay una chica hermosa de ojos azules como el azul de las piscinas, que no es igual que el azul del mar. Tiene el pelo largo, muy rubio, y uno de esos cuerpos cuya sensualidad nos lastima y nos encanta. La casa es grande, tiene muchas habitaciones y muchos balcones desde donde mirar. Tiene también una piscina. Azulísima, con algunas hojas. La sombra que dibujan los árboles le añade profundidad. En la casa viven dos desconocidas: la rubia que ronda los 17 años, y una escritora de unos 50 años. Los días pasan con toda la devoción, pero con toda la intensidad que desata el verano. La escritora ya no quiere escribir la novela que tenía en mente. La joven mujer la perturba. Quiere escribirla a ella. En una de mis escenas favoritas, la escritora se asoma al balcón luego de tomar una siesta. Lleva puesta una bata muy ligera que le marca el cuerpo, todavía deseable. Baja la vista y la ve. Desnuda, devolviéndole la mirada con sus ojos de agua, desde el fondo de la piscina.

Se acaba mayo y decido darle un chance a la piscina del campus de Emory. ¿Qué podría pasar? ¿Que alguno de mis estudiantes me viera en bikini? No problem. Me levanto a eso de las once de la mañana. Eric se acerca, se tumba a mi lado para ayudarme a levantar. Le encanta socorrerme en esos minutos (que yo hago eternos) en donde me planteo detenidamente los beneficios de echarse a andar. Me he descubierto pensando si es tan importante, después de todo, renunciar a las sábanas. Sí, es mayo y estoy triste. Él lo sabe aunque no lo diga, por eso viene, por eso quiere ayudarme a despertar.

Abro la puerta y la claridad me golpea los ojos. Mi piel se eriza al contacto con el sol. Todo brilla debajo de este cielo tan insoportablemente azul. Luego de estar unos días encerrada en mi apartamento, estar parada aquí parece un milagro. Sólo tengo que llegar al umbral de la puerta para recibir señales de vida. Los árboles están más verdes que nunca, en la calle hay gente caminando en traje de baño. Tenemos una piscina pequeña en el complejo que se llena de hojas durante el invierno y el otoño. Ahora la piscina se llena de solteros. Y es que, por ahora, vivo en unos “single apartments”. Acá todo opera por clasificación. Nosotros con nosotros y los otros con sus respectivos nosotros. Lo bueno es que siempre están los que, por alguna razón, han escapado a la norma (como suele pasar) y viven, felices, con esos otros mortales con los que no deberían tener nada en común.

Vivir entre solteros es un cambio interesante, tomando en cuenta que durante el resto del año vivo en un “senior community”. Para mi sorpresa éstos, aunque jóvenes, parecen estar más desocupados que mis amigos viejitos. ¿Que cómo son los solteros en Atlanta? Venga y verá. Hace poco leí en algún sitio (creo que nunca lo leí, alguien que lee más que yo me lo dijo) que Atlanta era una de las cinco ciudades “mejor equipadas” con solteros jóvenes y profesionales, con un futuro prometedor. Pues, parece que todos los demás, ésos que rompen la feliz estadística, se vinieron a vivir aquí.

Mi vecino de abajo se llama Tom, y es un músico de jazz republicano con el pelo largo. A su lado vive el único matrimonio que se coló por nuestros lares, una pareja de algún lugar del Oriente Medio, cuyo dominio del inglés comprende cuatro frases. Esta gente seca su ropa (la íntima también) en un tendedero improvisado que alarma a todos los gringos. No sé, es como si les recordaran un pasado terrible y primitivo, algo que no pulula ni a jodías en su memoria, y algo que, of course, no cabe en el presente. Me gustan porque siempre saludan y son muy amables, y porque a falta de palabras, siempre sonríen. A veces, muy tarde en la noche, escucho sus risas, sus voces matizadas por argumentos que no entiendo, sus reflexiones, sus silencios tendidos como sus ropas, en medio de cada palabra. Ella debe tener como 55 años, él un poco más. Me pregunto de qué hablarán. Qué cosas recordarán y celebrarán de ese país que dejaron y al que quizá no volverán.

Me tumbo en mi cama y comienzan las voces, ese idioma que no comprendo pero que creo amar porque los sonidos se parecen tanto a los míos, y la risa me recuerda tanto a la de mi madre, y la voz del hombre que nunca habla porque no tiene palabras, pero que se desborda en la soledad de su cuarto… voz de trueno, o de árbol viejo. Luego me siento bastante estúpida por estar pensando en países lejanos heridos por las grietas que el exilio ha abierto. Y en toda esa mierda. Pienso ahora que este matrimonio bien puede estar recordando una patria cualquiera, como Nueva York, o Texas, o Los Ángeles, y que tal vez nunca han estado en su país, o que no lo recuerdan, que es lo mismo. ¿Su país, dije? ¿Y qué coño es un país, y qué quiero decir cuando digo su país, en dónde está si no aquí, al lado de mi puerta? Tengo un instante de lucidez y me veo tramando sobre esas vidas, construyéndoles recuerdos, afectos, responsabilidades, como un mal escritor muerto de sed buscando cualquier cuerpo para inventarse una historia aburrida, repetida y llena de miedos. Yo también me asomo al balcón después de mis siestas y veo nadar a las musas.

Dos apartamentos más a la izquierda, vive Pablo. Es alcohólico y ha llegado a ese punto en el que ya no hay por qué ocultarlo. Todos lo sabemos, y todos, un poco en secreto un poco a viva voz, lo queremos. Recuerdo que hace exactamente un año iba al supermercado cuando tropecé con el brazo de Pablo. Allí estaba, tumbado en el pasillo desde donde se llega a los demás apartamentos de su edificio, su brazo impedía que la puerta se cerrara del todo. La abrí como pude y me incliné para ver si el hombre (en ese momento no sabía su nombre) estaba respirando. Bastó que me acercara para oler el alcohol en su piel. “Bueno”, pensé, “éste se divirtió anoche”. Poco tiempo después me di cuenta de que Pablo no se divertía. Era un tipo amable, y dulce, con un gran problema. Estaba triste y estaba solo, y yo ya nunca iba a saber cómo era Pablo. Cómo miraba cuando se enamoraba, cómo se sentirían sus manos sobre mis hombros si pudiera sostener su cuerpo. ¿Quién era este hombre antes de que eso que le pasó, pasara? Al regresar del mercado Pablo ya no estaba tirado en el corredor, pero la alfombra retenía su olor y su forma. Ahora Pablo era una huella.

Llego a la piscina. Hay luz por todas partes, hay cuerpos hermosos tumbados al sol, hay sillas de playa de ésas que se reclinan, hay cuerpos pequeños saltando desde muy alto, rompiéndose de cara al azul, a ese otro cielo que se acuesta y que cede a nuestras urgencias veraniegas.

Me tumbo en una de las sillas y comienzo a leer. El blanco de la página me ciega. Busco mis gafas. Siento las miradas de muchos sobre mi cuerpo. Hace un par de semanas estuve en Puerto Rico, y tengo la marca del sol sobre mi piel. Debo ser la persona más bronceada. Creo que soy también la que lleva el bikini más pequeño. Por eso me siento de inmediato, no quiero pasearme por los alrededores de la piscina. Aquí no es como allá. Me recuesto y comienzo a leer el libro de Zygmunt Bauman Liquid life. Ya sé, es bastante estúpido, sobre todo porque la portada del libro es una foto de una piscina. La gente pasa delante de mí y me ve leyendo un libro que parece un manual de instrucciones sobre cómo divertirse en áreas recreativas. Pero no. Liquid life es un intento por narrar cómo se vive en la sociedad de hoy. En la vida líquida todo lo nuevo se hace viejo antes de que algunos (como yo) hayan terminado de decirlo. Todo lo nuevo… ya se hizo viejo otra vez, y no tuve tiempo para terminar. Así, no sólo los objetos se obsoletan con una velocidad extrema, sino también los sujetos que no pueden mantenerse a la altura (a la velocidad) de estos tiempos expiran rápidamente. Todos compramos y somos comprados por eso que nos asegura y nos define. Y digo todos, sabiendo que en la vida líquida todos los demás (que son la mayoría) quedan relegados a la más absoluta invisibilidad. Pero entre la invisibilidad y la imbecilidad… La vida líquida, una secuencia de muertes.

Estoy aquí, en el primer mundo leyendo sobre la vida líquida, tumbada en una silla de playa, encajada en una universidad de niños ricos que no temen llevar sus lujosas y mínimas computadoras portátiles hasta el borde de la piscina. Ellos saben que pronto tendrán que deshacerse de esos súbitos dinosaurios que podrían morder sus preciosos y delicados dedos. Recuerdo a Pablo, no creo que tenga computadora. Lo veo ladeando su cuerpo, tan lejos de este mundo en el que me sumerjo ahora, un mundo al que se puede llegar en 20 minutos andando.

Un pensamiento sobre “III. The Swimming Pool”

  1. Me encantan los contrastes que pones. ¿Un músico de jazz, de pelo largo y republicano? Eso hay que verlo. ¿Las laptops en crisis generacionales cada seis meses? Gracioso/trágico.

    La visión de la ciudad es adictiva. Hay que tener ojos extranjeros para apreciarla de verdad; los que son de allí a menudo ni se dan cuenta de sus alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *