Grafía de un encuentro

“It is no longer a question of imitation, nor reduplication, nor even parody. It is a matter of substituting signs of the real for the real itself.”
Simulations
Jean Baudrillard

La simulación, el simulacro, el disimulo, el perfomance, el disfraz, la máscara, la sotana, la cruz, la escritura, la grafía; son todos signos referenciales de algo “real”. Todos aluden a lo real pero no son lo real, aunque nos refieren lo real. Quizás son intentos fallidos de nunca alcanzar eso que llaman “lo real”. Sin embargo, nos metemos en el papel, nos ponemos la máscara y el disfraz, y disimulamos, y nos persignamos. Actuamos el rol protagónico de nuestras vidas como si fuera lo real.Pero en algún punto del camino ese performance se hace muy nuestro y deja de ser un signo para convertirse en lo real mismo, en nuestro real. Es aquí cuando hacemos pactos con nuestro disfraz, sea de ropa o sea de letras. Y podemos hacernos tan adictos a este simulacro de lo real, que ya “lo real” no nos apetece, sólo el simulacro, sólo nos interesan las palabras de algo que no es.

Aquella noche tomaron mi mano y me dejaron ir, mis labios fueron metonimia de mí y mi decir sustituyó cualquier hacer.

Se suponían muchas cosas… Y nadie predijo que la letra que escribo hoy, fuera también mi último ahogado, ni que yo misma sería la grafía de un encuentro…

Un pensamiento sobre “Grafía de un encuentro”

  1. “Aquella noche tomaron mi mano y me dejaron ir, mis labios fueron metonimia de mí y mi decir sustituyó cualquier hacer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *