Glosa a las polillas letradas

La última vez lo vi irse
entre humo y metralla,
contento y desnudo.
Iba matando canallas,
con su cañón de futuro.
Silvio Rodríguez

Tal cual ente necrófago
se deslizaba entre cuerpos
engullendo piel de muertos
tras un cañón caucófano
Su deseo antropófago
le poseía los ojos
como un morboso manojo
de colmillos al reírse
Poseído en el despojo
“la última vez lo vi irse”

Traficaba pieles secas
creyéndolas palabras
(y)
comprendió que eran amargas
las oraciones disecas
sobre las carnes que huecas
enmudecían baleadas
La grafía agujereada
en tiroteo de agallas
revelaba farsa tramada
“entre humo y metralla”

Quiso auscultar las mentiras
tras aquella la tragedia
compuesta a medias
por marionetas de ira
Pronunciaba la caída
de aquel telón que inválido
develaba lo escuálido
de un prefabricado escudo
Acto seguido, ingrávido,
iba “contento y desnudo”

Rasgando pieles-serpientes
recorría calles henchidas
anunciando su venida
(y)
acuchillando a quien miente
al tumultuoso mar de gente
que se apiñaba en las gradas
Lanzaba ira de espada
con la punza que no falla:
Con esa palabra rajada,
“iba matando canallas”

Desmentido el escenario
de estrategia-marioneta
abrió en la fachada una grieta
cual experto mercenario
Aquel gesto sanguinario
ganóle fuerzas de polilla
Armóse con la escuadrilla
de arquitectos de conjuro
Y tramó así la guerrilla
“con su cañón de futuro”

Un pensamiento sobre “Glosa a las polillas letradas”

  1. Un décima esdrújula gozosamente irónica y plausible, me hizo evocar una hilera de sociólogos, teóricos e historiadores de barbas desgreñadas y aliento a pergamino debatiendo asuntos “indebatibles” en una biblioteca de Babel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *