Esto de parirse…

Se me ocurre
que un cuerpo
es un conjuro de caricias
intermitentes
El paso, fugitivo, al otro
un tráfico de trencitos subterráneos
entre cuerpos-islas
Lo próximo
despues de un manoseo a escondidas
el bien recibido
el evitado con prisa
todo mío,
en uno solo,
Un cuerpo.

Luego yo,
cada vez más lejos,
sorprendida a la mala
jugando entre caderas
demasiado grandes para mis manos
buscando,
más allá del húmedo retozo
del orgasmo apresurado
Juego,
pero a las escondidas
entre estas piernas que son refugio
lo más parecido al calor de mamá
lo dulcemente tibio

Busco
ahora, sin los ojos
a puños cerrados
con la piel a punto de resolverse
el vientre estalla,
se encuentran los dientes
en quejidos temblorosos
y ya no se habla de amor
ni de estar al otro lado
Acá somos nosotras
el cuerpo, exánime
entonces yo, más cerca
besando sus rodillas heridas,
arropándome bajo la carne,
en el pliegue de sus senos,
entre sus muslos abiertos,
planeando huídas para dos
acunadas en un par de brazos

2 pensamientos sobre “Esto de parirse…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *