Epidermis

Con la costura en la frente,
ha dejado de ser el mástil
de un contratiempo en compás idóneo…

Se encendieron las luces
y embudo de piel
se mostró flagelado…

Unas yagas supuraban,
otras carcomíanse
en cáscaras
acabadas de secar

El picazón iba y venía.

El pus comenzó a ser amigo de la piel,
y cada uno de los poros
fue quedando desbordado de amarillo…

Un cuerpo hediondo
que anunciaba su semblante
a luz de vela…

Tan despacito como para decir
terciopelo a la podredumbre…

Tan despacito como gusano
en cuerpo enyagado,
devorando pedazos de vísceras
en boquilladas…

No quedaba más que nombrarle.

No obstante
su rostro carecía de contornos…

En carne viva se arguyeron sus
identidades falsas…

(necios: no sabían quel poeta había abandonado su cuerpo en disfraz de epidermis disecada)

3 pensamientos sobre “Epidermis”

  1. What’s in a name? La nominalidad se ha vuelto zombie, a modo de ilusionista. me gusta eso.

    (código temporeramente inhabilitad)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *