El rescate de la bicicleta: parodia posneoclásica

aquella noche de agosto
en que nos persiguieron los venados
íbamos juntas
atravesando el bosque recién
descubierto crudamente
(para decirlo en términos
caníbales) huyendo
éramos el pastor
que vio a la diosa desnuda
la presa carrera
sin rumbo

la bici y yo, y detrás de nosotras
la hembra que cuidaba al siervo
nos acechó rival
con la mirada y la carrera en la noche
fue una aventura de pastores

esta vez, la bicicleta debajo
del árbol abandonada
columpio de ardillas
transporte infértil
con dos cadenas a cuestas
era una especie de dafne,
es decir, la búsqueda
constante de las cigarras
en la noche

qué clase de ruego es ése
qué desplazamiento de la tecnología
cuál el pan de los roedores

porque una vez más
el amo

14 pensamientos sobre “El rescate de la bicicleta: parodia posneoclásica”

  1. raquelonga, “alabalacera” es una unidad conceptual lúdica. mi primer libro. uno se distancia y se pone máscaras. de eso se trata el rollo de las “voces” poéticas. yo también estoy asimilando estas voces constantemente. un abrazo

  2. Ay cristo de los milagros, seré yo o estas mujeres están en una clase de literatura permanente. veces de qué carajos, unas bicicletas y un título con adjetivo de neoclásico. cosa más burda, con perdón de los pastores ligones de dafne y aquí tanta solemnidad y tanta vaina. perdonen, estoy borracho.

  3. tan borracho que debe decir voces en vez de veces.

    a mi este poema me parece una cosa pastoril retroaburridonga.

    perdonen de nuevo, sigo borracho

  4. abracitos y abrazos, ¿alguien va a hablar de literatura aquí o todo es cuestión de mamadas?

  5. manuel, parece que te dio un hipo de palabras, jaja (cuidao, que ahi viene el vir honestus, para quien entienda)

  6. Ass a matter of fact, I sink blogs are a writing workshop, nozzing elsie. Not a great poem, but a good one. Maybe it can be better appreciated wizz da others…wish (sick) I bee leave U R right-innn.

  7. Bueno, pero salvé la bicicleta y la polícia de la universidad me la está arreglando de gratis! tampoco es mi poema favorito, es una secuela del otro. ;>

  8. Más allá del decreto sumario de su calidad o no, quisiera insistir en la incomodidad ante el cambio de voz. Yo no me aburrí. Pero igual después del aburrimiento a veces algunos la pasamos bien. A mi me parece que el juego puede tener otros tonos y otros lenguajes. Me gusta oir también a esos poetas que deciden no jugar con ciertas cosas: ¿Hay algún tipo de mandato en ésto de ser siempre interesante e intenso? Coincido que el título desmerece el esfuerzo. Creo que ahí la chotea una deuda. Pero la poeta puede perderse, anyday, en el mito de Acteón y sus perros. La opaca ebriedad ante ese otro cuerpo que ya deja de ser lo que fue puede ser un asunto muy serio. Pastor, comienzan las demandas del Pastoreo. Cuidao al cruzar. Muerte al establo.

  9. Todo esto no deja de recordarme el chiste ese de las monjitas y la bicicleta sin sillón, digo, eso es bastante post-neoclasico.

  10. Pues a mí este poema me gusta bastantito.Como que lo asimilo mejor. De hecho, creo que el óxido me gustará más que las balas en la acera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *