Diluviando

A Nicanor Parra

Cae otro trueno más,
las calles de Puerto Nuevo
son los canales de esta Venecia desparramada.
Dos viejos, un tecato y una secretaria
se mojan en la parada de la AMA metálica y con techo de rotitos,
un perro rosado de sarna espera bajo una carpa.
El agua sube y sube,
sin lavar absolutamente nada.
Todo se empoza,
el tapón recrudece nuestra psicosis bananera.
Las nenitas de Garden Hills dan otro tarjetazo más a la cuenta de papi,
los chamaquitos de Canales gastan las ganancias del punto en una Lacoste
pa frontearle a las gatas y llevarlas a la cama.
Pedro, el camionero ya no sabe cómo mantener el tró
si sigue subiendo la gasolina.
Misis Martínez busca la salsa más barata
pa ver si le sobra un poquito más del sueldo.
Jorge se acomoda el gabán para ir a su sexta entrevista de trabajo,
de ninguna lo han llamado.
Miguel se rasca el cuerpo,
trata de ignorar los susurros que le dicen que mató mucha gente en Vietnam,
no hay pastilla ni pensión que le lave la conciencia.
Siguen derramándose goterones gordos como ratones
en los cráteres asfaltados de la Avenida Universidad,
como las cuentas del rosario de la doñita que le pide a la Virgencita
que su nene llegue vivo de Irak y pueda disfrutar de todas esas ventajas que le ofrecieron cuando se enlistó.
Siguen cayendo rayos que detienen el tren.
El radio anuncia que hay aviso de inundación.
Los conductores siguen sin inmutarse,
Todos saben que ya hace tiempo nos inundamos.

San Juan, Puerto Rico
21-VIII-05
endemoniadamente húmedo

9 pensamientos sobre “Diluviando”

  1. tengo dos quejas: el “pa” en vez de para y el “tró”, en vez de camión. no es que sea purista, pero en este poema tan particular, se escucha mejor limpiecito de lo soez. No se presta para eso porque es bien descriptivo, y la voz poética suena bastante omnisciente y educada. No sé, a mí no me cuadran esas dos palabritas, como que se salen de registro.

    Ahora, ya que te dije lo que me molesta, te digo lo que me encanta: el poema entero me fascina. El que esté dedicado a Nicky Parra me parece GENIAL, y me hace preguntarme por qué puñeta está dedicado a él. hum… eso me lo tienes que aclarar tras bambalinas… asimismo, me encantó lo de “San Juan, endemoniadamente húmedo”. Estuvo simplemente genial, pues supiste utilizar recursos no tradicionales para culminar el poema. Me FASCINO. keep it up!

  2. Gracias Caleb, no había pensado en eso del tró, suena lógico lo que me dices. Echo de menos encontrarme contigo a horas extrañas en la Humacao. Un abrazo.

  3. Bien se le puede dedicar un escrito a quien a uno le de la gana, pero realmente no veo una propuesta antipoetica en “Diluviando”; no puede haber antiestetica cuando escasean las imagenes en la poesia (ademas, para que pelear con Neruda, no vale la pena…). O sea, que lo que haces es convocar personajes miserables de una miserable isla que se deja llover… Es facil encontrar todo eso “feo”, es a lo que nos vemos tentados en un primer impulso.

  4. Las razones por las cuales se lo dedico a Nicanor son más sentimentales que otra cosa. Todo lo contrario Raquel, no me parece un paisaje feo, sólo es cotidiano. No es feo ni lindo, sólo es lo que vemos todos los días sin etiquetar.

  5. El poema dice:

    “El agua sube y sube,
    sin lavar absolutamente nada.
    Todo se empoza,
    el tapón recrudece nuestra psicosis bananera.”

    ¿Cómo que suena mejor limpiecito de lo soez? ¿Hay algo más soez que un charco empozado? me imagino que david lo que quiere es que se diga truck, indeed, con acentito inglés. En esta ínsula nadie dice truck, excepto alguno que otro nert. Aquí se dice tró y escribir tró está perfectamente bien. Esa es una crítica desenfocada.

    Entonces la autora le dice a Raquel lo que yo llamo una pupulachada: no es ni bueno ni malo. ¿Pero cómo que no, si es nada más y nada menos que un retrato patético de nuestra ciudad? ¿Cómo que ahora me dice la autora que no es ni feo ni lindo, si a leguas se nota que es esperpéntico?

    Please, cuándo es que algunos escritores del patio se van atrever a asumir con valentía el arte de abjurar?

    A mí me parece que es un poema excelente, para nada parreano, pero que lo spoetas mejor que escriban su obra y dejen a otros hablar. Lo último es un decir, soy todo bondad, todo democracia y sólo bromeaba para espantar el calor: los poetas que hable de lo que les dé la gana, pero que no se ofendan tanto por cuatro críticas bobas, por favor.

  6. Ah, el colmo de colmos, la autora ha escrito un poema lleno de imágenes, sí, pero miren pa eso: “Sin etiquetar”. Una de estas cosas no es como las otras, una de estas cosas no es igual…. Ahora sé yo, los poetas tan neutralitos ellos, que escriben sin etiquetar.

    Bostezo.
    Vuelvo a bostezar.

  7. Me parece como una conversación a lo sanjuanero con el “Puerto Rican Obituary” de Pietri. Se me ocurre por la mención de los nombres propios… Estoy con Manuel con lo del tró, y con su histeria de turno.Las histéricas somos lo máximo querido…

  8. esntiando a raquel, y a mauel también. el problema no es pintar retratos. la forma está muy bien hecha, pero falta el contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *