De punta en cero

a María de los Ángeles (Mara) Pastor
en conversación con aquel óxido de Miramar…

Este poema de madrugada sin sales
se vierte en el lecho
de mis pasiones inéditas

Y voy dando tumbos

Intentando recitar
líneas intactas
que prolonguen este estado cata/tónico

Visceral encuentro
con la dualidad
de estos días
a ras de guerrilla
y esta carne que llevo
acaparándome la sombra,
ahogando los humores
que supuran
de mi mente enardecida

Esta madrugada falta de sales
me remite a contabilizar
las dependencias
de los huesos
que cargo como hierro al hombro

Mejor que decir
madrugada sin sales,
digo que tengo
las sales de la madrugada
en la lengua:

lamí el aire
de marea alta
que me rodea
y adquirí la dosis necesaria
para refugiarme
de estos días bomba

días sirena
días muerte
días lucha
días espera

Así pues,
espero escupir
las sales
que contengo
en la boca
para enmohecer
lo argüido

Parecería que
en pos del moho,
la desintegración,
el fundi-miento,
es más fácil plantear
que se comience en cero.

3 pensamientos sobre “De punta en cero”

  1. Kari, es en la compu de Sole que está tu poemario del que hablas en la Bio??. Triste ese arresto domiciliario de la poesía,pq por lo visto no tendremos Sole en la isla por buen rato. debes tener alguna versión impresa por ahí. o quizá Liliana Ramos guarda copia. besos y gracias.

  2. belleza antimoho, o revolucionaria armada de salitre para enmohecer privilegiados:

    Este poema es hermoso y salado. Me lo como de un bocado.

  3. Perdón, fui yo la idiota que borró su comentario. Fue sin querer queriendo, se me resbaló un dedo. Quería decirte que, a pesar de mi enorme estupidez para con la poesía (me revienta ser tan mala) reconozco muy bien la conmoción que precede mi lectura. Es decir, que tu poema me conmueve. Creo que tienes mucho talento. Me encanta tu agilidad, aun en el regodeo extremo de tu reloj poético. Es decir, te tomas tu tiempo, pero no pierdes tiempo, rasgo que me parece importantísimo en un poeta. En fin, ojalá te pueda leer más a menudo…Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *