Cultivando el arte de conversar mientras nos peinamos en dos minutos y ventidós segundos

¿Es de suponer que usted señor entenderá lo que yo le diga sólo por el acto de que usted existe o porque compartimos un código lingüístico o porque somos el Uno? El gato Tao y la perra Gala ¿viven ignorando su existencia? ¿Cree que un cangrejo pueda filosofar? No, porque no existe me ha dicho. ¿Cree usted en el átomo? Sí, aunque no lo ha visto me vuelve a decir. Un cangrejo filósofo es preferible a la bomba atómica. Pero no me mire así. Conozco bien ese gesto. He visto ese rostro en el de mi ex mujer, mi ex jefe, incluso mi ex amante. Me he abastecido de ex presiones. Gracias por la lumbre. ¿Fuma usted o le sólo gusta acompañarse de cerillos? Fumar es una acción mimética y su reacción es la enfermedad. El padecimiento depende del actor y no del cigarrillo y aunque no fume pre-existe la posibilidad de enfermarse. Quedó usted muy guapo, hace bien en acudir a su cita. Hasta luego.

2 pensamientos sobre “Cultivando el arte de conversar mientras nos peinamos en dos minutos y ventidós segundos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *