brutus

podría construir un taj majal
de metáfora y símil.
pero, es fácil jugar con ladrillos
y me resultan profanos los andamios.
quiero encontrar la palabra jaque-mate,
el tajo que convertirá un grito en sangre,
el verbo finito que te dividirá en segundos,
un trueno que me ruja y te raje,
una niebla devoradora de luces
en un mar de versos ácidos disueltos.

me obsesiona talar el árbol de la suerte,
pero, me conformo con el otoño que se queda.
yo sólo quería adueñarme del tiempo,
grabando un verbo en una esquina recóndita;
pero, mientras más sepulto sinos bajo tachones,
más fría es la hoja que traiciona mi cuello.

2 pensamientos sobre “brutus”

  1. La excelencia de este poema de rivival clásico, de desgrane de un concepto trágico de la amistad, el enamoramiento y la traición está contenido en ese filo y en ese cuello, en ese Taj Majal abortado, en esa inocentona declaración de deseo de atrapar el tiempo en un verbo, en un tachón, en una letra que se le escapa al poeta. Tempus Fugit, todavía convocas a escritores buenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *