Botella de Skol

Al taller.

A cerveja que desce redondo. Bastante bien que baja la desgraciada. La trajo el verano pasado. Viajar a Brasil fue lo único que hizo en la vida sin consultar a nadie. ¿Por qué Brasil? ¿Por qué no? Fue el idioma que le espetaron cuando quería aprender alemán y todas las secciones estaban cerradas. Tenía que graduarse, no tenía opción. De ahí en adelante la saudade se le coló levemente por la piel, hasta que lo convirtió en su lacayo.

La ve ahora y todo resulta tan distinto. En São Paulo lavó con espuma redentora su sino podrido. Y quedó un esqueleto deslumbrante, con unos pocos amigos que lo alimentan, con su música insoportable, con la palabra que lo espera, con el simple hecho de sentarse en la calle a darse una buena cerveza.

13 pensamientos sobre “Botella de Skol”

  1. bebiendo Skol en la calle, con un par de panas!! JAJA La saudade es compartida, hermano, a son de Skol yo cociné duelos de poesía,desarrollé teorías políticas sobre el gobierno de Lula, entablé amistades que perseveran y enemistades temporeras…En fin, que esta legal sentir saudade cuando al son de la Skol se cuecen tantas memorias…

    (¡Sin código, yessssssssssss!!!)

  2. Há somente poucas cidades no mundo com nomes de santos que podem fazer o que São Paulo faze com a gente cristiãa que gosta beber cerveja, mas não qualquer cerveja, tem que ser uma Skol.

  3. o qué? é que iste é o lugar dos que falamos portugues? tristemente, eu nao tenho feito viagem nenhuma ao Brasil, com tamben nao tenho bebido Skol.

  4. Pues que bien por ti Alejandro, enhorabuena, no tienes que pelartela ni nada, si no quieres. pero recuerda que la Skol se la debemos en parte a los ” Deutsche”

  5. Querido amigo, es un tripeo de escarnio. Me disculpo si ofendo. Ahora bien, ya los astiguos babilonios tenían recetas de cerveza 4 mil años antes de cristo. Pero admito que los alemanes le han dado un toque nostálgico cultutal. Nada, estoy es los día de PMS masculino. Sopórtenme.

  6. Bien, pero ni para nada que me has ofendido, tranquilo que para esto es el blog para des-ahogarse, con cerveza o con beer, cuidate y si todavía estás en S. P. no te montes en ningún taxi sin rótulos ni pagues con billetes muy altos. consejo…

  7. Bueno, pues, todo queda en paz. Ya estoy acá hace tiempo. Mañana voy a Café Berlín. A tomar cerveza. Allí podré explicar lo del PMS masculino. Pero no piensesm Nicole, que lo equiparo con el verdadero, que las hace sangrar. Eso jamás. Até.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *