Baterías

Sabía que tenía que entrar a la tienda. Despacito. Evitar la mirada del cajero. Caminar hasta el final del pasillo. Ojear rápidamente las opciones. Escoger el idóneo, pagar y pum: salir corriendo por la puerta. Comenzó a pensar que el cuero en contraste con su piel parecería ridículo… Escoger colores también lo parecía… Modelarlo… Plantearlo como alternativa de juego… Salir del baño con él puesto… Asumiendo otras maneras de asumir cuerpos que en-ajenos, cobran pertenencia en pedazos… Luego de fríamente calcular la movida, prosiguió a la caja… Con cautela… Gafas puestas… Cabizbaja…

“Son $80.95. ¿Desea baterías con su compra?”

7 pensamientos sobre “Baterías”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *