Baja la voz

No hay luz. Yolanda Arroyo Pizarro, 2005

(Ver más fotos de Yolanda)

Baja la voz.
Cierra los ojos.
No llores.
Respira fuera de la bolsa.
Observa tu entorno y trata de olvidar el llanto.
Respira suave.
No dejes que el pulso te delate.
No lo permitas.
Pronto dejará de doler.
Pronto dejará de importar.
Pronto pasarán las ganas de romper la carne con el filo de la navaja.

6 pensamientos sobre “Baja la voz”

  1. este me parece un escrito multisensorial. al final, queda esa sensación indescriptible de querer sobrepasar el dolor. se queda con uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *