Awakenings / Comandante y su tripulación suben al cielo

Arranca de mí este corazón
para que lo uses en tus brebajes.

Necesitas la pócima para que no me olvides cuando te falte.

Son los boleros los que me tienen así
es culpa de Olga Tañón y de Yandel el despechado.

Pero no importa, en este instante
te pido sumisión absoluta
compromiso
con mi desquicie de desmadre.

¿No que la solidaridá era el signo de nuestra era?
¿No que todos para uno y uno para todos?

Pues embiste y ruge
porque lo que te queda de mí ya es peste.

Soy el autor del poema anterior y anuncio por el micrófono de esta reunión de Imagen que acabo de dar el crossover. Quiero que mi poesía venda. Antes anduve por caminos esotéricos y hermeticidades, hoy reniego de toda esa vaina y escribo con el alma encendida para colocarme en tu consciencia perdida y en el próximo disponible anaquel de Borders. Juego a las cambiás con mi pasado, y ahora le toca a él dejar de serlo para llevarme al futuro, que es el estrellato antianónimo. Yo firmaré libros y me disputaré los Premios Planeta. Yo tumbaré la casa y seré popular de nuevo, con todas las implicaciones políticas que ello conlleva en la jurisdicción postcolonial del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Yo soy el escritor universal, el filtro de todas las sensaciones patrias e impías. Por mí tienen que pasar todos los gestos y mi lengua los transmitirá porque me he revestido de Nerudas y yo vengo a hablar por sus bocas muertas. Mis ediciones completas serán publicadas por Harper Collins, las abreviadas por Seix Barral y las traducciones al sánscrito por Farrar Straus & Whatever, mi favorita. Ya lo verán. Espérenme.

4 pensamientos sobre “Awakenings / Comandante y su tripulación suben al cielo”

  1. Este fin de semana Marte y la Tierra tendrán una cita cósmica entre ellos. Se pegarán. Se grajearán. No tan de cerca como en el 2003, cuando tuvieron un contubernio de lo más sexy, pero sí medio pegaítos y rozándose. Supongo que tal alineación tendrá que ver un poco (si no todo) con este manifiesto tan antianónimo que sale desde el fondo de tu musa verborreica. Bravo por ti y bravo por la elegancia en el “decir”, que a final de cuentas, es lo que vale y por lo que estamos aquí. Siempre hay una salida elegante que se combina con ese “high level thinking”. Siempre la hay, estimado Manolo.

    Cielo, aún me (nos) debes las demás propuestas de Calvino. ¿Por dónde anda eso?
    Te dejo un abrazo que abrigue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *