arácnida

te desarmo aquí en tu celda
sin saber
se te caen los hombros
y goteas luna en mi tristeza
y chorreas rabia desde tus ojospor los arácnidos dedos
se te entra el polvo
mientras te fumas la suerte
mientras exhalas desahogo
te suspiras
te dispersas
te pierdes

me tejes una sonrisa
para sufragar tu ausencia
pero recuerda
que fuiste
que eres
que serás
la cara que viste
mi sortilegio roto
la que sabe a veneno dulce
la que se disuelve en mis poros

Un pensamiento sobre “arácnida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *