Abrir los ojos

Sueño que me estoy durmiendo. Despierto, y sigo soñando. Quizás ya el sueño ha acabado y sigo buscando la resolución. Sé que cualquier cosa que sueñe ahora estará viciada por mi conciencia, y lo sé porque me lo digo: “Cualquier cosa que te inventes ahora, ya no tendrá que ver con el sueño, porque no lo es.” Pero sigo soñando. Y pienso en todo a la vez; en todo lo que me preocupa, en todo lo que estoy viviendo, sabiendo que no es sueño ya, pero dentro de un marco de absurdidad, de locura. Las cosas se ven distorsionadas cuando abro los ojos, y a veces tiemblan y, luego, me desvelo para ver las noticias en la noche y comprobar si realmente tembló la tierra o si era producto de la locura momentánea del abrir los ojos. A veces llego a conclusiones maravillosas, el problema del momento se resuelve de repente y trato de agarrarme del pensamiento lo más posible, ignorando otras ideas que vienen después y amenazan con arrancarme la que ya he elegido. A veces llego al final agarrada del pensamiento correcto para darme cuenta, al llegar la lucidez, de que se ha esfumado. O peor aún, de que es un disparate sin sentido. Y alguien me recomienda que escriba ese sinsentido, que me ayudará a ser más creativa. Pero no me dice cómo hacer para que nada desaparezca después de que salgo de la ducha y el mundo real me da en la cara.

4 pensamientos sobre “Abrir los ojos”

  1. ¿Si sueño que me estoy muriendo, moriré mientras sigo soñando?

    Ese abrir los ojos, es lo que te salva, Isabel, pero ¿de qué?

    ¿Será más inteligente nuestro soñar que nuestro estar despierto?

    En realidad, no es mucho lo que aporto, solamente un “me ha gustado” en la complicidad de las letras.

  2. No creo.

    Me salva de la ansiedad. Mientras sueño y cuando despierto de un sueño, me da mucha ansiedad.

    No creo. El sinsentido puede ser cuestionable, pero prefiero el terreno firme, las cosas que sé y entiendo.

    Gracias, Yolanda.

  3. Isabel, podrías tratar de escribir los sueños antes de ir a la ducha.

    Pero, de todos modos, no creo que necesites ayuda para ser creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *