A lelolai leloleilo

Entrando en el “feelin” navideño… para los/as derivos/as, una décima citadina…

en el ultimo silencio
los pájaros, sí, callarán
nubes incautas que hallaran
dictarán humo, incienso
será espiral su descenso;
camuflaje su fisura
cuán frágil su amargura
de negros pechos abiertos
cuán salubre y prematura
su venida de ojo tuerto

quedarán como el residuo,
“esmog” denso de gargajo,
su canto, senil ultrajo
de viril, viscoso asiduo
con el viento en largo dúo
de un vals bailado intrépido
ademán esquelético
de una certera caída
cual luengo cordón pérfido
sobre una estepa sin salida

hoyo negro su terruño,
desplumada carne rancia
que en pico agallado cansa
el chirrido de un rasguño:
antes del estruendomudo
precedidos sin escudo
los pájaros, sí, callarán
aquel en-nublado embudo
que en bocanadas tragaran

2 pensamientos sobre “A lelolai leloleilo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *