(sin título) “Porque nunca dejé…”

A Josie, la inevitable cicatriz

Porque nunca
dejé de ser
esa ínfima cicatriz
que se acumula en
tu ceño fruncido

–es que las fábulas
ya dejaron de existir
en nuestra convivencia–

Ahora hay rotos
en los que ratas
se cuelan por las noches

Roedores de
un predecir incierto
que atentan
con nuestros sueños

Y es que nunca
dejaste de ser
las cicatrices convexas
que atraviesan mis senos

–ese íntimo dolor
de saberse conocida
a ras de piel acuchillada–

No tengo que decirte nada
porque nunca dejarás
de ser esta artimaña de versos
ceñidos en pos
de una espalda recta,
un pecho erguido

Es así como nos atajamos,
dejando caer entre nuestros cuerpos
una hebra de distancia
–Por eso de no decir que dos son una–

Y al final
como la torpeza
de mis piernas
seguirás enredándote
en mi camino
esperanza

5 pensamientos sobre “(sin título) “Porque nunca dejé…””

  1. tengo problemas con la palabra esperanza y sus mayusculas, con amor
    mara

    pd. caleb, te llego mi Amarga pa la antologie?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *