(sin título)

Hoy llegaste debajo
de la lluvia. Al abrir
la puerta
nos dimos un beso.
Te prepare un té.
Sentados en la mesa
éramos amigos.
El carro en el que fuimos
al pasado (ese lugar
sin tiendas) donde
vive la gente más linda
que conozco, nos arregló
la mirada cómplice,
adornó de algo lo que era
exactamente igual antes
del viaje. Entonces
comprendo que viajar
con alguien, sin importar
lo breve del camino,
tiene dos alternativas
una que une y otra
que desata.

3 pensamientos sobre “(sin título)”

  1. Yo pensaría que une y desata al mismo tiempo. Lo divertido es que no sabemos cuál es la alternativa. Que lindo (cumplido que está permitido dado el título de esta edición cursi)!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *